Tarjeta de crédito con ASNEF

Tarjetas de crédito con ASNEF online

Si estás pasando por un momento financiero delicado, probablemente te preguntes si es posible solicitar una tarjeta de crédito con ASNEF. No nos engañemos, el proceso para conseguir una nueva tarjeta de crédito cuando tus datos han sido incluidos en un registro de morosos es complicado.

Tarjeta de crédito con ASNEF
Tarjeta con ASNEF.

Esto se debe a que el protocolo de evaluación de riesgos que llevan a cabo todas las entidades crediticias (da igual si se trata de bancos o de otras empresas emisoras), utiliza ASNEF y más bases de datos similares para verificar la solidez financiera de todos los candidatos a obtener una tarjeta de crédito

Pero antes de profundizar en el tema, ¿realmente estás buscando una tarjeta de crédito con ASNEF? Es preciso aclarar que aunque solemos llamar tarjeta de crédito a todos los “plásticos” que nos sirven para comprar o sacar dinero del cajero, no todas las tarjetas que llamamos “de crédito” son realmente de crédito. Existen tres tipos principales de tarjetas:

Las primeras no necesitan de cuenta bancaria para funcionar, ya que su saldo se recarga directamente tantas veces como se quiera. Las tarjetas de débito sí cargan los gastos a una cuenta bancaria, pero lo hacen automáticamente después de cada movimiento que efectuemos con la tarjeta. Aunque pueden tener opción de descubierto, por lo general solo funcionan mientras la cuenta bancaria tenga fondos suficientes.

Por su parte las verdaderas tarjetas de crédito pueden usarse de varias maneras diferentes, dependiendo de su configuración:

  • Tarjetas de crédito/débito que cargan los gastos automáticamente a la cuenta bancaria mientras esta tenga fondos.
  • Tarjetas de crédito con cargo a final de mes, en las que abonas el total de tus gastos cada mes.
  • Tarjetas de crédito con pago aplazado.

Dentro de este último tipo de tarjetas es posible encontrar múltiples opciones, desde las tarjetas que te permiten financiar tus compras en cuotas personalizadas, hasta las tarjetas que te marcan los plazos (a elegir entre 3 meses, 6, 12…) y las revolving. Todas ellas tienen intereses por TIN y una TAE que te muestra el gasto total (intereses y comisiones) al año.

Solicitar tarjeta de crédito con ASNEF es prácticamente imposible, mientras que las tarjetas de débito y sobre todo las prepago son mucho más fáciles de conseguir, incluso aunque estés en ASNEF. La razón es que antes de aceptar una solicitud de tarjeta de crédito, lo primero que harán será buscar un nombre en varios listados de morosos. Si tus datos aparecen, la solicitud se rechazará automáticamente, sin más opciones.

Si lo que estás buscando es una tarjeta para hacer pagos en comercios físicos o por Internet, o con la que poder retirar efectivo del cajero sin tener que depender de la libreta, puedes dejar de buscar tarjeta de crédito con ASNEF. Lo que necesitas es una tarjeta prepago (especialmente útil y segura para compras online) o una tarjeta de débito (compras del día a día y disposición de efectivo en cajero).

Tarjetas de crédito de fácil aprobación con ASNEF

Iremos directos al grano: no existen tarjetas de crédito de fácil aprobación con ASNEF. A lo que sí puedes optar es a una tarjeta prepago (sin problemas) o de débito. Antes de nada analiza para qué quieres la tarjeta y si una tarjeta que no sea de crédito resolvería tus problemas.

En cualquier caso, dado que existen un gran número de situaciones diferentes que pueden llevar a alguien a acabar en ASNEF, podrías intentar que tu banco de siempre te facilitase una tarjeta de crédito con ASNEF. Pero es necesario advertir de que estos casos están fuera de los cauces protocolarios habituales y en gran medida dependen de la confianza que el cliente sea capaz de generar ante la entidad que va a abrirle la línea de crédito.

Excepcionalmente, tu propio banco podría llegar a concederte una tarjeta de crédito, aun estando en un fichero de morosos, si consigues:

  • Demostrar que la deuda ya ha sido pagada
  • Demostrar que la deuda es insignificante
  • Demostrar que la deuda se debe a un error
  • Presentar la documentación de la reclamación en trámite con la que estás tratando de salir del listado de morosos.

Pero no nos engañemos, las tarjetas de crédito de fácil aprobación con ASNEF no existen. Cuando decimos que solo tu propio banco podría llegar a aceptar tu solicitud de tarjeta de crédito en estas circunstancias, es porque ellos conocen al detalle tu estado financieros y hábitos de consumo.

Si además ya has pasado un examen de riesgo (por ejemplo para que te concedan un préstamo o una hipoteca) y tienes domiciliada tu nómina en su entidad, es mucho más probable que acepten valorar ofrecerte tarjeta de crédito con ASNEF.

Tarjetas de crédito online respuesta inmediata con ASNEF

Tarjetas de crédito online respuesta inmediata con ASNEF
Tarjetas online con ASNEF.

Debido al interés que suscita la posibilidad de conseguir una tarjeta de crédito de respuesta inmediata con ASNEF, la publicidad sobre el tema no para de crecer. En realidad se trata únicamente de ganchos, porque como explicamos en los siguientes párrafos, este tipo de tarjetas no sería viable en ningún caso.

Las tarjetas de crédito online respuesta inmediata con ASNEF no son un producto financiero disponible, porque su concesión supondría una contradicción en sí misma. Supongamos que una entidad dedicada a prestar dinero consulta el archivo de ASNEF o cualquier otro listado de morosos y, tras comprobar que estás en él, te concede de inmediato una línea de crédito en tu tarjeta. Es simplemente impensable. Estaría corroborando que tienes deudas no pagadas antes de proceder a prestarte su dinero.

Aunque los trámites para solicitar tarjetas de crédito online son muy ágiles y la mayoría de entidades que comercializan tarjetas responden en solo unos días (incluso horas), las tarjetas de crédito online respuesta inmediata con ASNEF son simplemente imposibles.

Opciones para solicitar tarjeta de crédito con ASNEF

Debido a que como ya hemos explicado no existen apenas opciones para solicitar tarjeta de crédito con ASNEF, la mejor opción sería intentar que tu nombre desapareciera de ésta y cualquier otra lista de morosos.

ASNEF es un listado elaborado por una empresa privada, pero que tiene un gran peso en la contratación de cualquier servicio financiero, y en particular en la concesión de préstamos y créditos. Dado que las tarjetas de crédito son una forma de préstamo para financiar compras, se ven directamente afectadas por el protocolo de riesgo que impone descartar a cualquiera que haya sido incluido en ASNEF.

A continuación repasamos las opciones para solicitar tarjeta de crédito con ASNEF:

  1. Intenta pagar la deuda que generó que tus datos fueran incluidos en un listado de morosos.
  2. Si tu deuda o el conflicto que la generó ya han sido resueltos, ponte en contacto por escrito con la empresa que gestiona el listado de ASNEF y envíales las pruebas.
  3. Comunícate directamente por escrito con la entidad que hizo incluir tus datos en ASNEF para intentar saldar la deuda o, si no procede, que te saquen ellos mismos del listado.
  4. Acude a tu entidad bancaria de confianza, donde tienes domiciliada tu nómina o tu hipoteca. Ellos pueden ver que sí eres una persona solvente.
  5. Dirígete a otra entidad bancaria, diferente de la tuya, pero siempre dejando claro desde el primer momento que estás en ASNEF y cuál es tu situación financiera real (demostrándolo con documentación).

Aunque existen posibilidades remotas de que llegues a conseguir una tarjeta de crédito con ASNEF, nuestro consejo es que hagas todo lo posible por saldar tu deuda y salir del listado.

  • Esto te devolverá al mercado sin condicionantes negativos, y podrás optar a solicitar la tarjeta de crédito que más te convenga, no solo la que tenga a bien ofrecerte tu banco.
  • Dejarás de depender de los productos financieros que se venden “con ASNEF”, que en realidad solo aceptan a personas capaces de hacer frente a los pagos, pero cobrando unas comisiones e intereses más altos.
  • Ahorrarás en intereses y comisiones, al poder seleccionar las tarjetas de crédito más competitivas, y no solo las que “se arriesguen” a aceptarte.